El mundo es pequeño cuando trabajas en un coworking | Coworking Bitacola
16030
post-template-default,single,single-post,postid-16030,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
Coworking países

El mundo es pequeño cuando trabajas en un coworking

Estamos en una ciudad de 80.000 habitantes y no obstante, en un miércoles cualquiera, tengo la oportunidad de comer con una pareja Iraní, revisar la infraestructura necesaria para una jornada de Bienestar femenino con dos colombianos y un venezolano, planear eventos con una checa y beber un café con una holandesa. Eso sin contar las conversaciones telefónicas con un argentino que vive en México. Al trabajar en un Coworking estás abriendo las puertas al mundo porque no sólo tienen cabida quienes tienen el mismo negocio sino personas que desarrollan actividades que no habías pensado si quiera que existiesen.

La mesa de picnic del Office de Bitàcola está acumulando experiencias de vida. En ella hemos tenido la oportunidad de conocer visiones diferentes y complementarias del mundo. Le damos importancia a las oportunidades de negocio que pueden surgir en el espacio de trabajo colaborativo, pero ¿sabes que es más importante? la charla banal con la que nos conectamos unos con otros, que nos permite vincularnos a niveles esenciales como seres humanos.

Cada historia que se ha narrado por quienes han atravesado la puerta de Bitàcola permite que más que maquinas de trabajo seamos aliados que cooperan por una mejor vida para todos. Cada vez que unos y otros nos apoyamos en los procesos de catarsis nos volvemos mejores personas.

Bienvenidas las formas alternativas de trabajo que incorporan tecnología, espacio y ante todo: humanidad.

 

Juanita Sanchez
juanita.sanchez@coworking-bitacola.com